INDEMNIZACIONES POR CONTINGENCIAS PROFESIONALES, COMO ENFRENTARSE ANTE UN ACCIDENTE LABORAL O UNA ENFERMEDAD PROFESIONAL

La Seguridad Social fija como Contingencias Profesionales aquellos sucesos que tienen su origen en el desarrollo de una actividad laboral y que producen alteraciones de la salud que tengan la consideración de accidente de trabajo o de enfermedad profesional.

El trabajador tiene derecho a recibir una prestación económica durante el tratamiento médico necesario para recuperarse de las lesiones sufridas con ocasión del accidente laboral o enfermedad profesional. Además, y para el caso de que queden secuelas que inhabiliten para la realización del trabajo habitual o cualquier otro trabajo una pensión por la incapacidad permanente.

Además, durante la incapacidad temporal la cuantía de la prestación será el 75% de la base de contingencias profesionales, desde el día siguiente de la baja, estando a cargo del empresario el salario íntegro correspondiente al día de la baja.

Respecto a la incapacidad permanente diremos que depende de la base de contingencias del trabajador y de la calificación de la incapacidad permanente (parcial, total, absoluta o gran invalidez).

Sobre éstas, cuando jueguen en aplicación y además exista un incumplimiento grave del empresario en el cumplimiento de sus obligaciones de prevención e información de los riesgos laborales y se acredite que dicho incumplimiento ha tenido una relación directa con el accidente o enfermedad profesional se condenará al empresario a abonar un recargo sobre las prestaciones a las que tiene derecho el trabajador (art. art. 123 del TRLGSS y art. 5.5 de la Ley de Seguro de Accidentes de Trabajo de 30 de enero de 1900).

Hay que tener en cuenta que, según previsión de ciertos convenios colectivos, la obligatoriedad del empleador de concertar un seguro de convenio el cual le otorga el derecho al trabajador a recibir una indemnización a tanta alzada para el caso de que se le conceda una incapacidad permanente.

Finalmente, diremos que el trabajador tiene derecho a una indemnización derivado de un accidente o enfermedad profesional si existe responsabilidad civil del empresario por negligencia o imprudencia por el empresario.

Ante la falta de una normativa específica, suele establecerse la indemnización cogiendo como referencia el baremo 8/2004, modificado a partir del uno de enero de 2016 por la ley 35/2015, relativo a los accidentes de tráfico y que, a grandes rasgos, cuantifica las secuelas o lesiones producidas además de la estancia hospitalaria, tratamiento, y días impeditivos y no impeditivos sufridos.

Si el trabajador se halla en estos supuestos de contingencias profesionales debe de tener especial cuidado con los plazos de interposición de cualquiera de las acciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debe aceptar la política de Privacidad para poder dejar un comentario