El pasado 17 de diciembre se aprobó en el Congreso de los Diputados con una amplia mayoría, el proyecto de una ley orgánica reguladora de la eutanasia, que convierte el “derecho a morir” en una “prestación” del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Cuanto menos, se trata de un texto bastante controvertido, tanto por su contenido, como por el momento, considerado inoportuno y en muy poco tiempo. Ahora, continúa su tramitación en el Senado, que se prevé que ya no volverá al Congreso, puesto que en su articulado ya hay incorporadas enmiendas de casi todos los grupos parlamentarios. Si esto es así, tras pasar el examen en el Senado, se publicaría directamente en el BOE, con una entrada en vigor de tres meses después tras su publicación.

Así las cosas, España se convertiría en el sexto país del mundo y cuarto de Europa en legalizar la eutanasia, pero será la menos restrictiva de todas ellas. De hecho, el resto de los países europeos (Luxemburgo, Bélgica y Holanda), aparte de contar con una prestación de ayuda a morir, cuentan también con un acceso universal a los cuidados paliativos, a diferencia de nuestro país. Se entiende que sin este acceso universal a los cuidados paliativos para el paciente no hay ni posibilidad de elección ni libertad, puesto que solo se ofrece la eutanasia.

Queda configurada esta “prestación de ayuda a morir” de la siguiente manera:

Como conclusión, se trata de una legislación bastante novedosa y cuanto menos polémica. Lo prudente ahora es esperar a ver si finalmente es publicada y entra en vigor tres meses más tarde, pasando a formar parte de nuestro ordenamiento jurídico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.