La erupción del volcán en La Palma lamentablemente ha provocado daños materiales de todo tipo.

¿Cómo se atiende a este tipo de daños?

Quienes tuvieran un seguro del hogar vigente tendrán derecho a indemnización, conforme a las condiciones de su póliza, con la particularidad que no será la aseguradora la que corra con los gastos sino el Consorcio de Compensación de Seguros.

Al igual en los casos que no se disponga de póliza, los afectados pueden contratar una póliza, pero han de transcurrir siete días para que el Consorcio pueda intervenir.

La ayuda de todos los afectados se encuentra en el Real Decreto 300/2004, de 20 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento del seguro de riesgos extraordinarios, y en la que se plasma que una erupción volcánica es un “riesgo extraordinario” cubierto por el Consorcio de Compensación de Seguros.

Otro punto importante por destacar en esta situación es la fuerza mayor, entre los sucesos que no hubieran podido preverse, o que, previstos, fueran inevitables, a que se refiere el artículo 1105 de nuestro Código Civil.

Hay cosas que pueden preverse y sin embargo son inevitables como por ejemplo la erupción de un volcán. En este sentido, la erupción en La Palma era previsible gracias al Instituto Geológico y Minero de España y del Instituto Volcanológico de España.

Los vulcanólogos nos advierten del riesgo que implica vivir en zonas de riesgo volcánico, como Canarias, Sicilia y Nápoles; sin embargo, es considerado este fenómeno natural como fuerza mayor.

Esta fuerza mayor llega hasta el punto utilizada y extrapolada a otros ámbitos, como es lógico, para pedir un ERTE de fuerza mayor a los trabajadores y empresarios afectados. También se pedirán ayudas excepcionales para autónomos y pequeños agricultores que se hayan visto afectados.

Nuestro apoyo incondicional a La Palma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *