NUEVOS CRITERIOS POR LOS JUZGADOS SOBRE TEMAS DE FAMILIA EN TIEMPOS DEL COVID-19

La Junta sectorial de Jueces de familia y de violencia sobre la mujer del partido judicial de Alicante se reunió el pasado 4 de mayo, modificando el pasado acuerdo de fecha de 23 de marzo de 2020 y aprobando un acta con los siguientes acuerdos:

Se reanuda el régimen de visitas de menores y discapaces, al pasar a la fase 1 en esta Provincia, según la hoja de rutas fijada por el Gobierno en el Plan para la Transición hacia una nueva normalidad de fecha 28 de abril de 2020.

Modificación considerable, ya que el anterior acuerdo de 23 de marzo de 2020, entendía suspendidas las visitas.

La junta, recuerda que los desplazamientos de la población infantil permitidos por la Orden SND/370/2020, de 25 de abril, se trata de un paseo diario que pueden realizar hasta tres niños con un adulto responsable, pero dicho adulto responsable tiene que ser una persona mayor de edad que conviva en el mismo domicilio con el niño actualmente, o un empleado de hogar a cargo del menor, lo que determina la exclusión del progenitor o progenitora no custodio.

 

Se pretende realizar un restablecimiento del régimen de visitas en el siguiente sentido:

 

– Visitas intersemanales: no se recuperan ya que como se trata de estancias cortas del menor con el progenitor no custodio para garantizar el contacto frecuente entre ambos y la implicación de dicho progenitor en las actividades escolares y extraescolares del menor. Dichas finalidades no se pueden cumplir, solo las cumplirán las nuevas visitas, por lo que no procede duplicarlas.

 

– Fines de semana alternos: se recuperan en parte pues tiene la finalidad de tratar de garantizar el mantenimiento de la relación paterno filial con el progenitor no custodio. La falta de tiempo compartido del menor con el progenitor con el que no convive debe ser recuperada, pero teniendo en cuenta que las condiciones en las que el progenitor custodio ha compartido el tiempo con su hijo durante todos los fines de semana del confinamiento no han sido las condiciones ordinarias de disfrute de un fin de semana, luego, aunque sí ha compartido tiempo, no ha podido realizar gran parte de las actividades propias del fin de semana.

 

 

Por lo que, desde el inicio del estado de alarma (14 de marzo de 2020) hasta la finalización de la última prórroga acordada (11 de mayo de 2020), con inclusión del período vacacional de Semana Santa (del 8 al 19 de abril de 2020), hay nueve fines de semana, por lo tanto, los progenitores no custodios no habrán disfrutado de cuatro o cinco fines de semana que les correspondían (según la alternancia de cada grupo familiar).

 

Restablecido el cumplimiento de los regímenes de visitas, los progenitores no custodios disfrutarán de tres o cuatro fines de semana adicionales a los alternos que le correspondan conforme al turno ordinario de fines de semana alternos.

normal, dicho período no debe diferenciarse de los períodos lectivos, por lo que, a efectos de restablecer el equilibrio, este período se computaría como si se tratase de período lectivo y ello a los efectos previstos en el apartado anterior.

 

 

La declaración del estado de alarma no suspendió los regímenes de guarda y custodia compartida de menores y discapaces con la patria prorrogada o rehabilitada, al permitirse por el art.7.1.d) del R.D. 463/2020 la circulación por las vías de uso público, para el retorno al lugar de residencia habitual.

 

Respecto al procedimiento especial y sumario para cuestiones de familia derivados de la pandemia relativas a ajustes en las pensiones para los progenitores en situación de vulnerabilidad por el COVID, introducido por el Real Decreto- Ley de 28 de abril de 2020, esta Junta acuerda:

 

El demandante debe acreditar la situación económica del progenitor que solicita la revisión al momento de la fijación del importe de pensión vigente, así como su situación actual.

Si dicha comparación determina la existencia de una variación sustancial de circunstancias, se procederá a la modificación del importe de la pensión

 

No obstante, se considera como mínimo vital, a efectos de modificación de la pensión: 180 euros mensuales, en el caso de un hijo; 150 euros mensuales por hijo, en el caso de dos hijos; y 120 euros mensuales por hijo, en el caso de 3 hijos.

 

En el supuesto de que la situación del progenitor que ha solicitado la revisión, pasado un tiempo, vuelva a ser la anterior, en el posterior procedimiento de modificación de medidas, se podrá aplicar con carácter retroactivo la pensión vigente antes de la modificación.